“CULTIVÁ TU CARÁCTER”

-No seas quejosa. La queja no solo se autoalimenta sino que también contagia a otros.

-Tené control sobre tus emociones que tienden a desbordarse.

-No pierdas afectos y cosas importantes de tu vida por orgullo.

-Proponete crear en vos un carácter pacífico. Habrá muchas situaciones a lo largo del día que pondrán en juego tus reacciones. Estate prevenida para evitar que estas sean desmedidas.

-Se íntegra, no mientas. Esta conducta te llenará de satisfacción personal por poder expresar tus motivos sin manipular personas y situaciones con mentiras.

-No seas generadora de peleas. Sé un agente de reconciliación.

-No entres en litigios y demandas por asuntos que podés arreglar con un buen trato personalizado y justo.

-Tomá control sobre tus celos imaginarios, si los tenés. Crees que hay “otras” que ejercen seducción sobre el hombre que amas? Ese poder que ves en esas otras se traduce en celos, una inquietud extrema que te perturba en mayor o menor grado. Considerá la posibilidad de hacer una consulta con un terapeuta que te ayude a descubrir el verdadero foco de este sentimiento negativo.

-No digas groserías, te contaminás a vos misma y contaminás a los que te escuchan. Poné atención sobre el vocabulario que usás.

-Sé seria y confiable.

-Alimentá una relación transparente con tu pareja, familia y amigos. Asimismo con tu entorno laboral.

-Tomá tu rol protagónico femenino con tus características propias sin codiciar las virtudes de nadie.

-Ponele freno a tu ansiedad. Aprendé a diferenciar lo que es ansiedad de lo que es entusiasmo. La ansiedad te hace sentir mal mientras que el entusiasmo es impulso con alegría.

-Sé tolerante. Las diferencias que encontrás en otros sobre la manera de encarar un mismo asunto pueden darte un panorama más amplio de la realidad que te rodea. Lo que no te obliga a aceptar aquello en lo que no acordás y menos aún aceptar lo que perjudica tu moral o tus valores.

-Para encarar proyectos trascendentes para vos, es recomendable que te vincules a personas con afinidad en las decisiones.

-Aceptá tus equivocaciones y las del otro en tanto que vas por soluciones y no por reproches.

-Sé paciente. Plantea cambios pero también sabe esperar el proceso para ver los resultados.