“TU VIDA SOCIAL Y VALORES”

-Animáte a ser diferente, rompé con el molde de tener que hacer lo que hacen todos.

-Pensá bien antes de aceptar propuestas que te pongan en riesgo. Agudizá tu discernimiento y utilizalo para evaluar antes de dar tu respuesta.

-Recordá que siempre estás en tu derecho de abandonar un lugar en donde esté sucediendo algo que va contra tus principios. Hacelo discretamente para evitar discusiones en el momento. Ya habrá tiempo para dar explicaciones que no te pongan en riesgo.

-No caigas en decir mentiras para manipular situaciones o personas.

-Hay algunas cuestiones que tienen que ver con tu vida en la sociedad que podés revisar para empezar a determinar tus “si” y tus “no”:

¿Te dejás tentar comprando marcas falsificadas o robadas? ¿Tirás basura o papeles en la calle fuera del cesto? ¿Dejás que tu perro ensucie la vereda y no lo limpias? ¿Perdés el control habitualmente ante demoras en el tránsito o la fila del supermercado? ¿No podés conservar la paciencia frente a la lentitud en la atención al cliente? ¿No podés cumplir con los horarios pactados? ¿Llegás tarde a todos lados?

Parecen actos intrascendentes vistos de a uno, pero si juntas varios de estos a lo largo del día veras que terminaron condicionándote, por lo menos, el humor. Aprovechá estas circunstancias cotidianas para ejercitar el dominio propio tan necesario para circular en medio del clima caótico que se vive en la calle.

-¿Sabés que significa “valores”? Aquello que edifica, construye y mejora tu condición humana y la de los demás. Instalálos aún hasta en las cosas simples de todos los días y vivirás mejor.

-Que en vos prevalezca la humildad por sobre la soberbia, el respeto por sobre el atropello, la solidaridad por sobre la indiferencia y la responsabilidad por sobre la negligencia.

-Tené en cuenta que la sociedad te impone que te parezcas a modelos inalcanzables, lo cual te genera frustración constante. Que nada te obligue al éxito permanente, cuerpo perfecto, eterna juventud, riqueza material, sensualidad desbordada. No te dejes confundir. Fórmate tu propio modelo, aquel que te dé satisfacción, pero ante todo aquel que practiques cuidando principalmente de tu persona.